Vista de los lobos

Vista de los lobos

La comunicación visual en los lobos fue descrita por primera vez por un investigador, Rudolph Schenkel, en 1947, quien identificó los rasgos más importantes de este tipo de comunicación: el rostro, el cuerpo y la cola. Asimismo sugirió que la coloración de la cara y el cuerpo pueden incrementar el valor de la señal.

Comunicación visual en los lobos

¿Cómo es la vista de los lobos?

Los lobos requieren de un sistema visual que combina la agudeza razonable con la habilidad de ver bien bajo la luz baja, disponible cuando los lobos son a menudo activos. Ellos poseen ojos dúplex (24 horas) que se adaptan a funcionar día y noche. Sin embargo, la habilidad para esta sensibilidad en baja luz, resulta en una pérdida de la agudeza visual, aunque se cree que los lobos tienen mejor visión que los perros.

Asimismo, son mejores distinguiendo entre sombras y son muy sensibles al movimiento. Sus ojos tienen la habilidad de distinguir entre el rango de color azul y verde, pero no tienen sensores para el color rojo, por lo que las flores rojas parecen verde pálido para un lobo. 

Ojos de los lobos

Aunque los lobos carecen de la alta definición y la resolución de color que posee el ojo humano, poseen la habilidad de usar su sistema visual muy bien en la oscuridad. En la noche, aunque pierden la visión de los colores y sufren un mayor deterioro en la agudeza, aún pueden discernir los rasgos de los miembros de su camada más cercanos.

Los patrones faciales de color blanco de muchos lobos pueden facilitarles la comunicación visual en la noche, y puede también ayudar durante la etapa de caza expansiva, haciéndoles capaces de mantener el rastro de los miembros de su camada sin cambiar la mirada sobre su presa

Compártelo en tu red social: