Lobo negro

Lobo negro aullando

El lobo negro constituye una variante de color del conocido lobo gris. Algunos ejemplares se han encontrado integrando manadas de lobos rojos y probablemente aún hoy sea posible hacerlo. Según una investigación genética de la Universidad de Medicina de Stanford y la Universidad de California, los lobos con pieles negras deben su coloración distintiva a una mutación que se produjo en los perros domésticos, y se llevó a los lobos a través de la hibridación entre los lobos y los perros.

Para conocer más sobre esta variante y sus tipicidades, te proponemos el siguiente artículo.

Lobos negros

Primeros avistamientos y estudios

Los lobos negros avistados en Michigan, Estados Unidos, fueron nombrados como Canis lycaon, bajo el supuesto de que la especie era distinta de los lobos de color gris y blanco.

En Fancia, los ejemplares de esta coloración eran considerados raros pero en el sur de Europa eran muy comunes, con poblaciones en los Pirineos que superaban en número a otras formas de color. De igual forma, se registraron lobos negros en las montañas de Friuli, Italia, y alrededor de Kotor, en Montenegro, así como también en la Siberia.

A pesar de la referida rareza en el norte europeo, el Dr. Höggberg, un médico en Karlstad, menciona cinco lobos negros asesinados en la provincia sueca de Värmland en 1801. Estos lobos tenían completamente ese color y eran más grandes que la variedad gris común. Sus pieles eran consideradas lo suficientemente exóticas para venderse tres o cuatro por encima del valor establecido para formas de color más comunes.

Estudios de naturalistas evidencian que los lobos negros europeos difieren poco en tamaño de otras formas de color, pero que son superiores en fuerza física. Generalmente han sido registrados como menos agresivos que las clases ordinarias, y se dice que su cruzamiento con perros se producía más fácilmente.

Fotos del lobo negro

Por otra parte, en el continente asiático fueron también reportados de forma frecuente. El "Derboun" de las montañas de Arabia y el sur de Siria era un pequeño lobo negro que al parecer fue asumido por los árabes como una subespecie más cercana y relacionada con los perros domésticos. En el Tíbet, los lobos negros son conocidos localmente como chanko Nagpo y se consideran más audaces y agresivos que la variedad de color pálido.

En Norteamérica, los lobos negros fueron nombrados con el mismo nombre binomial que se les dio en Europa. Se dice que históricamente los nativos de las orillas del río Mackenzie, el río Saskatchewan y el sur de Canadá, nunca los vieron como una especie distinta.

En su libro de 1791 “Los viajes”, William Bartram mencionó haber visto lobos negros entre las pocas poblaciones de lobos rojos que vio en la Florida. Afirmó que eran "perfectamente negros", excepto las hembras que, según escribió, tenían una mancha blanca en el pecho.

Bartram también describió un “lobo-perro negro de los indios de la Florida", el cual era idéntico a los lobos locales, salvo por el hecho de que podía ladrar y recibía la confianza de los nativos para andar libremente alrededor de los caballos.

Pelaje del lobo negro

La piel de un lobo negro era considerada por los nativos de Nueva Inglaterra en un valor de más de 40 pieles de castor americano y un simbolismo elevado. Si un cacique aceptaba un regalo consistente en una piel de lobo negro, se entendía que se estaba produciendo un acto de reconciliación.

En el sur estadounidense los lobos negros fueron además considerados una especie distinta a la del norte, debido a las diferencias en el color y la morfología. Por ello fueron nombrados como especie “nublada” o lobos oscuros (Canis nubilus). Las poblaciones de estos se identificaban mayormente en territorio de Missouri, y eran de un tamaño intermedio entre los lobos y coyotes comunes.

Como dato curioso, el 15 de enero de 2009, un lobo macho negro de la manada de Mollie, en el Valle Pelícano del Parque Nacional de Yellowstone, pesó 64 kg (143 libras), convirtiéndose en el lobo más grande en la historia de ese recinto.

Fotos del lobo negro

Causas de la variación de color

El biólogo Adolph Murie fue uno de los primeros en especular que la amplia variación de color en los lobos fue originada por el cruce con perros. En su libro “Los lobos del monte McKinley”, aventuró que la variabilidad exhibida por lobos negros y de otras coloraciones no habituales era causadas por cruces producidos en y reportados en el medio natural e incluso en cautiverio, ya que los lobos sometidos a ese estado interactuaban habitualmente con perros.

De ser cierto, se ha demostrado que la cantidad de cruces producidos con perros no han sido suficiente para alterar mucho la composición genética de las poblaciones de lobos registradas.

Un resultado aún más concluyente se obtuvo en 2008, cuando el Dr. Gregory S. Barsh, profesor de genética y pediatría en la Facultad de Medicina de la Universidad de Stanford, utilizó técnicas de genética molecular para analizar secuencias de ADN de 150 lobos, la mitad de ellos negros. Con esto descubrió que una mutación genética, responsable de la proteína beta-defensinas 3, conocida como el locus K, era la determinante del color del pelaje negro en los perros. Se constató así que dicha mutación fue la responsable de lobos negros en Estados Unidos y el Norte los Apeninos italianos, y tras esto solo restaba descubrir el origen de la referida variación.

En ese sentido, Barsh y sus colegas concluyeron que la mutación surgió en perros en hace más de 12 mil 779, con más precisión sobre los 47 mil. Para determinar esto compararon grandes sectores de genoma de lobos, perros y coyotes.

Lobo negro en la nieve

Adaptación

Como los lobos de color negro son más frecuentes en las zonas boscosas que en la tundra, los biólogos que han investigado el tema han concluido que este melanismo constituye una adaptación de esos lobos a su hábitat. El propósito exacto de la mutación aún no ha sido identificado, pero el Dr. Barsh descartó el camuflaje, ya que los lobos tienen pocos depredadores naturales, y no hay evidencia de que una capa de color negro lleve a un aumento de las tasas de éxito en la caza.

Más probable, según el propio Barsh, es que la beta-defensinas sea una respuetas a determinados virus e infecciones, ya que se comprueba que provee inmunidad contra algunas bacterianas que atacan la piel, más comunes en ambientes boscosos y calientes.

Por esto, se ha sugerido que la asociación de la mutación con hábitats boscosos significa que la prevalencia del melanismo debería aumentar a medida que los bosques se expandan hacia el norte, haciendo a la piel oscura dominante en lobos de aquí a unos cuantos años.

Tal es así, que de un apareamiento entre un negro y un lobo gris, resultaron catorce cachorros, diez de ellos con pelo oscuro.

Imágenes del lobo negro

Hábitats actuales

Los lobos negros rara vez se ven en Europa y Asia, donde las interacciones con los perros domésticos se han reducido en los últimos miles de años, debido al agotamiento de las poblaciones de lobos salvajes.

No obstante, en ocasiones han aparecido, y en Rusia son conocidos los híbridos de lobo-perro, llamados casualmente "lobos negros". Además, en la actualidad entre el 20 y el 25 por ciento de la población de lobos de Italia se compone de animales negros.

Esta coloración es más común en América del Norte, donde aproximadamente la mitad de los lobos reintroducidos en la población de la especie que habita el Parque Nacional de Yellowstone son de color negro. Igualmente, en el sur de Canadá y Minnesota, la coloración negra es más común que la blanca, aunque los lobos de color gris continúan siendo predominantes.

Compártelo en tu red social: