Evolución y domesticación de los lobos

Evolución y domesticación de los lobos

Debemos comenzar diciendo que los científicos no están absolutamente seguros de cómo y dónde el lobo se desarrolló. No obstante, mediante el examen de huesos fósiles, especialmente cráneos de animales que vivieron hace millones de años, se ha podido arribar a la hipótesis de que los lobos y otros depredadores probablemente evolucionaron a partir de un pequeño mamífero carnívoro que habitó la tierra durante la era Cenozoica, hace 65 millones de años atrás.

Los dientes especializados para comer carne aparecieron hace unos 55 millones de años, en una familia de mamíferos carnívoros llamados Miacis (animal madre en griego antiguo). Es muy probable que los perros, los gatos, las comadrejas, mapaches y otros carnívoros se hayan desprendido de esta línea de carnívoros primitivos. Adicionalmente, un mamífero distintivo, muy similar al perro actual, más pequeño que una zorra común y de nombre Cynodictis, surgió también hace unos 30 millones de años.

A partir de esa fecha, y durante los próximos diez millones de años, esta rama del linaje carnívoro desarrolló un cerebro más grande, extremidades más largas y dio lugar al “espolón” o quinto dedo más pequeño, generalmente visible en los perros. Con respecto a los lobos, estos comenzaron a desarrollar su largo tamaño tan distintivo hace cerca de 15 millones de años atrás, y hoy en día podemos encontrar representantes de la familia de los cánidos en todos los continentes excepto en la Antártida.

Domesticación de los lobos

Domesticación de los lobos

Cada raza de perro doméstico que podemos encontrar hoy en día, desde el caniche hasta el husky, descienden directamente del lobo. Cuándo y dónde este proceso de domesticación tomo lugar es, no obstante, un tema de controversia. La mayoría de los científicos sostienen que los perros derivan de una subespecie de lobo domesticado en China hace unos 12.000 a 15.000 años. Por otra parte, otros investigadores refutan que el proceso de domesticación realmente ocurrió mucho antes.

Algunas pruebas demuestran que los primeros seres humanos en China (Homo erectus pekinesis) fueron asociados con pequeños lobos (Canis lupus chanco) durante la época del Pleistoceno medio, aproximadamente entre unos 200.000 a 500.000 años atrás. Se cree, sin embargo, que estos animales no fueron domesticados realmente.

Los registros fósiles encontrados no revelan exactamente cuándo el linaje del perro se desprendió de la rama existente del lobo. Sin embargo, sí nos permite tener una visión de cómo el lobo y el ser humano lograron vivir juntos. Algunos creen que en la antigüedad, los seres humanos y los lobos mantenían dinámicas sociales muy similares. Por ejemplo, los lobos viven en grupos familiares, al igual que los seres humanos de la época. Debido a esta dinámica social, y debido a que ambas especies lograron apoyarse mutuamente para la supervivencia, desarrollaron estilos de caza similares.

De esta manera, todo parece indicar que los humanos pudieron notar las similitudes con los lobos en sus hábitos de caza, y trataron de lograr una especie de cooperación interespecífica, apoyándose el humano en los lobos para atrapar las presas y permitiendo que estos se alimentaran de las sobras que no comían. Otra teoría sugiere que algunas tribus o clanes de humanos rescataron pequeños cachorros huérfanos para criarlos, dando lugar de esta manera al proceso de domesticación en el que los perros se convirtieron tanto en animales de trabajo como de compañía.

Compártelo en tu red social: