Lobo gigante

Lobo gigante

El género Canis contó con una especie conocida como lobo calamitoso (Canis dirus), que habitó en América del Norte y América del Sur. Conocido también como perro temible y lobo gigante, son también denominaciones científicas de este carnívoro  C. ayersi, C. indianensis, C. mississippiensis y Aenocyon dirus.

El lobo calamitoso se considera uno de los grandes carnívoros que se extinguió en la época del Pleistoceno.

Características del lobo gigante

Considerado como un animal grande, el lobo calamitoso medía alrededor de 1,5 metros (5 pies) de largo y podía pesar hasta 78 kg (174 libras), datos que lo convirtieron en el representante de mayor tamaño en el género Canis.

Según las investigaciones, las cuales no han comparado poblaciones sino individuos aislados, el lobo gigante poseía la misma altura que el lobo gris pero con mayor corpulencia.

De manera general se considera que esta especie no presentaba dimorfismo sexual de importancia; solo se manifestaba una ligera diferencia en los dientes caninos de algunos ejemplares varones y otros hembras. Asimismo, se identificaron algunos machos de mayor tamaño lo que se relaciona con la competencia para engendrar crías. Estos animales viajaban en grupos.

Al compararse con el lobo gris actual resulta evidente que el lobo gigante era mucho más grande. Se dice que este último podía pesar un 25 por ciento más que el gris. No obstante el lobo moderno posee patas y una caja craneana más grandes.

La dieta del lobo calamitoso era principalmente de carne, aunque tenía hábitos parcialmente omnívoros. Sus dientes cortaban en forma de loncha y podían triturar huesos, según los desgaste encontrados en las coronas de las piezas dentales fosilizadas.

Extinto lobo gigante

Hábitat y distribución

Los lugares donde vivió el lobo calamitoso variaron en función de la parte de América donde pulularon. De tal forma, los que habitaron en el norte lo hicieron entre praderas y zonas montañosas con abundante vegetación; los que vivieron en el sur se desarrollaron en sabanas áridas.

De tal forma, se puede decir que este animal fue capaz de vivir tanto en pantanos tropicales con árboles espinosos como en zonas ubicadas hasta 2.25m sobre el nivel del mar. Estos lobos migraron también hacia Canadá.

El resto fósil más antiguo de este ejemplar se encuentra en la cueva Salamander, en las Black Hills de Dakota del Sur. No obstante es posible encontrar restos fósiles del lobo calamitoso desde Canadá hasta Bolivia. En México hay varios lugares donde pueden ser encontrados, por ejemplo, Baja California; El Cedral, San Luis de Potosí; El Tajo Cantera, Tequixquiac y Valsequillo, Distrito Federal, Lago de Chapala, Jaliscoy Yucatán, entre otros.

Extinción del lobo gigante

El lobo gigante se extinguió hace más de 10.000 años cuando lo hicieron otros ejemplares de la llamada megafauna norteamericana. Antes de su desaparición este animal debió competir con el lobo gris por las mismas presas ya que compartían la misma dieta: eran carnívoros.

De igual forma incidió en la extinción del lobo gigante el cambio climático y la llegada del hombre ya que ambos produjeron cambios en el ecosistema y la desaparición de un gran número de animales importante para la alimentación del género Canis.

Asimismo, este lobo no podía cazar las presas más rápidas por lo que su comida fue aún más escasa. Vale destacar entonces que la extinción del lobo calamitoso se relaciona con la desaparición de otros ejemplares de la fauna del Pleistoceno tardío.

Compártelo en tu red social: