Lobo dorado

Lobo dorado

El chacal dorado (Canis aureus), también conocido como lobo dorado o lobo de oro, es un cánido delgado de tamaño mediano y con piernas largas, con un largo y puntiagudo hocico y una  relativamente corta aunque espesa cola.

Comparado con otras especies de lobos, posee un pelaje más grueso y, como su nombre indica, este es generalmente de color oro o amarillento aunque en algunos ejemplares puede variar en tonalidades que van desde un crema pálido hasta un rojizo. La parte posterior del pelaje es a menudo moteado negro, marrón y blanco, mientras que la cabeza, las orejas, los lados y extremidades, pueden tener un color marrón rojizo.

Como rasgo distintivo puede decirse que el lobo dorado preseta en la punta de su cola un color negro, aunque esto no sea una regla de oro.

Igualmente, es una subespecie muy vocal que utiliza una amplia variedad de ladridos, gruñidos y gemidos. El más característico entre estos tiene un tono agudo y es el aullido que puede sentirse en los amaneceres y atardeceres de las zonas cercanas a las que habita. Se dice que este tiene entre sus principales propósitos el reforzamiento de los lazos familiares y el anuncio de la propiedad del territorio.

Chacal dorado

Alimentación y biología

El chacal de oro se alimenta de una amplia gama de alimentos y lo hace tanto de día como de noche, en zonas donde no haya tanta penetración humana.

Fundamentalmente se nutre de carroña y basura, pero es un experto cazador de aves y mamíferos, presas que pueden tener el tamaño de flamencos y antílopes jóvenes. De igual forma, puede alimentarse de reptiles, peces, insectos y frutas.

Su cuerpo es esbelto y sus patas largas le permiten viajar fácilmente a través de distancias considerables mientras busca alimento, el que puede ingerir de forma rápida para luego llevarlo a sus crías o compañeros y regurgitarlo para el consumo de estos, lo que reduce el riesgo de robo por otros depredadores.

Se ha documentado que parejas o familias a veces cazan cooperativamente y entierran los excedentes de alimento para consumirlos con posteridad.

Canis aureus

El chacal dorado es monógamo y ejecuta su apareamiento en un territorio marcado previamente, como mecanismo de defensa contra intrusos. Ese apareamiento ocurre como norma durante el tiempo de disponibilidad máxima de alimentos y si fue exitoso, la hembra puede dar a luz a un máximo de nueve cachorros después de un período de gestación de alrededor de 63 días.

Un cachorro de lobo dorado abre sus ojos a los diez días de nacido y es amamantado cerca de cuatro meses, momento en el cual su abrigo oscuro ha desarrollado el color pálido de los adultos. A pesar de que alcanza la madurez sexual a los 11 meses, normalmente permanece con los adultos de hasta dos años, tiempo en el que el joven lobo ayuda en las labores de alimentación y custodia de la próxima camada de cachorros.

La esperanza de vida de la especie puede ser de hasta 8 años en condiciones naturales y 16 en cautiverio, bajo condiciones especiales.

Lobo de oro

Hábitat

El lobo dorado es la más extendida y norteña de las tres especies de chacales, y la única que se produce fuera del África subsahariana. Por lo tanto, se puede encontrar en todo el norte y este de África, a través del Medio Oriente y la Península Arábiga, y en el sureste de Europa y Asia del Sur, hasta los territorios de Birmania y Tailandia.

Su tolerancia a los hábitats secos y una dieta oportunista, que se adapta al contexto, permiten al chacal de oro habitar en una amplia variedad de hábitats que van desde el desierto hasta praderas, bosques e incluso zonas agrícolas y semiurbanas. No obstante, lo más frecuente es que habiten en lugares secos, a campo abierto.

Amenazas

Como se dijo, el lobo dorado es una especie muy extendida y bastante común, que se encuentra en altas densidades en zonas adecuadas y es capaz de prosperar incluso cerca de los asentamientos humanos. Sin embargo, su población está experimentando un declive en los últimos años, lo que fundamentalmente se debe a la sustitución de las prácticas tradicionales en el uso de la tierra por otras como la industrialización y la agricultura intensiva, lo que reduce la cubierta y la disponibilidad de alimentos.

Fotos del lobo dorado

Se han reportado casos de lobos dorados que atacan y persiguen ganado criado por humanos, pero la especie no se considera generalmente perjudicial como el zorro rojo (Vulpes vulpes) o el lobo gris (Canis lupus). De hecho, puede beneficiar a los humanos por el barrido de residuos y el control de especies de plagas tales como roedores y conejos que hace por instinto.

Una amenaza mayor para las poblaciones de chacales de oro la constituyen enfermedades como la rabia y el moquillo, que matan periódicamente un gran número de ejemplares y en el caso de la rabia, modifica su actitud y los empuja a atacar el ganado doméstico y los seres humanos.

Imagenes del lobo dorado

Conservación

Para la conservación de la especie actualmente se potencia en muchas áreas protegidas como el complejo Serengeti-Masai Mara-Ngorongoro, en África, y en casi todos los parques nacionales de la India.

No se considera una prioridad de alta conservación y por tanto los esfuerzos destinados a ello son bajos en comparación con otras especies. No obstante, existe una serie de proyectos de investigación para el cuidado del animal y en Grecia se ha elaborado un plan de acción integral que fomenta su auge y desarrollo.

Los niveles de conflicto humano-chacal suelen ser relativamente bajos, por lo que las medidas de conservación de la especie son más fáciles de cumplir con respecto a otros cánidos más agresivos. Como ejemplo puntual puede decirse que las campañas de vacunación oral contra la rabia han sido eficaces en la reducción de casos de la enfermedad en esta especie, y se han constituido en medidas efectivas para la protección de las poblaciones no solo de estos lobos, sino también de los humanos que viven cerca a sus asentamientos.

Compártelo en tu red social: